AÑORANZAS


Adiós, abuelo

Image via Wikipedia

AÑORANZAS

 

De esa niebla

del ayer jamás se vuelve,

es en vano la esperanza,

y siguen los vientos castigando

                                  mis recuerdos,

solo delirios del poeta.

Recuerdo tu silueta cuando te fuiste,

                                   en la noche amiga.

En sueños mis manos buscan tu cintura

y te has ido.

Soy un ciego sin bastón

te he dado todo para encallar por fin,

en tu desierto puerto amarrado.

Me dijiste Adiós,

y destrozado como el cristal,

golpeado por tu ausencia.

Cuando mueras y tus párpados se cierren,

estaré a tu lado.

Cuánto tiempo ha pasado,

desde tu adiós,

y aún sueño tus sonrisas,

tus caricias, la flor de tus besos.

Mi cuerpo reclama por ti,

y te has ido.

Son las nubes que ocultaron el Cielo nuestro

pero el Sol siempre abriga y cura las heridas.

Mientras anido en el alcohol, en el licor,

espero que el telón baje,

                               y concluya esta función definitiva.

 IEME 

12/11/20108 08:30 p.m.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: