DESCONSUELO


En este país,

el amor anochece,

el silbido pasa en remolino

y un ángel caído me tritura los besos.

Triste veneno el de no creer en nada,

golondrina en el aire de una jaula,

revoloteo con la herida intacta

que levanta los bordes abiertos,

sin redentor ni Inmaculada.

El gato me da pies al sueño del poeta,

solo se del mundo por estos versos,

y camino ciego, sin camino.

Cuán hermoso es que vengan los amigos,

a mirar mis ojos morir,

                                             sin destino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: