AGOSTO Y LAS MUERTES


AGOSTO Y LAS MUERTES

                                                             In memoriam de Daniel Allende

Sólo,

en un feriado apacible,

sufro el calvario de mis huesos

que me duelen de vejez inaudita,

enmohecidos en la soledad de mis fracasos,

mientras afuera las aves cantan la ópera de este agosto,

En tanto pienso con lógica gentil,

que me hundo en una vida que se aleja,

que soy un algo de carne castigada en esta celda

y desde el púlpito cavan los sesos con la perdición definitiva.

En tanto, confundo el amor con los ensueños,

culpo de ominoso incesto a las gacelas,

invoco a los dioses de alabastro,

mientras mis tobillos rubrican los años que han pasado.

Ignoro y así quiero no saber,

cuándo he perdido mi inocencia,

cuán cerca estoy de mis cenizas,

que abonarán la tierra siena para nuevas vides.

Cada agosto llega con su urna funeraria,

un amigo ha emigrado de esta jaula ciudadana,

renunció a este remedo de una vida heteróclita,

al pacto de las rosas y los odios.

Se fue esta semana sin un adiós siquiera,

sin saber tal vez de mi ansiedad por sus sonrisas,

quizás pensando que pronto seguiré sus pasos,

y abrazados cantaremos la ópera de agosto,

para que el corazón del hombre no estalle de tristeza.

Ruben Thieme

Agosto 17, 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: