AMOR URBANO


Cercano tañir de cencerros lánguidos,

En el recuerdo callan

El aroma de mis consuelos.

La urbe estridente,

Me  tiene rehén de mi destierro amanecido,

La primavera irrumpe en las macetas,

Y en las grises aceras de amores abatidos.

En el paño de mi puerta,

Palpitando la alegría de mis alas,

Suelta una mariposa su dicha atenta,

Y  mis dos lágrimas cavan,

Las cuencas de mis ojos en la noche muerta.

Mustias se desgajan,

Las amargas voces de los peatones,

Colosal cripta, donde la vida mora sola en los balcones.

Conjuro nuestro idilio, Eugenia,

Entre sombras de nostalgias,

Ahíto de océanos vitales,

Exhumo, tu amor entre los lirios

Que marchitos mueren en balcones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: