SALMO


 

SALMO

 

 

Descubrí

mi lengua sin misericordia,

erudita y ociosa,

no es sabia, ni es justa,

por ello, rendiré cuentas en el Juicio Universal.

Mi lengua es la espuela ponzoñosa,

del escorpión que acecha sigiloso a los inicuos dioses,

para instilarles el fatal veneno,

por mi clamor rogatorio no escuchado.

 

 

                                                       REENCARNACION

 

 

Si renazco como escorpión

es por tus brazos en el exilio

y por tu amor truncado.

Antes que la muerte, modesta y torpe,

torne en cenizas mis sueños callados,

mi estilete copioso de fatídica ponzoña

ahogará en dolor tu felonía.

Ruben Thieme

Marzo de 2010

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: